• 0

por movimiento300

¡Subsidios a la baja! Así, vía Decreto, el lunes pasado más de un millón de salvadoreños vieron reducido el apoyo del Gobierno al subsidio de la energía eléctrica. El presidente Sánchez Cerén decidió reducir el apoyo a los salvadoreños.

Y aunque la tentación inmediata es condenar tal acción, la verdad es que la focalización de los subsidios es una tarea pendiente, más allá del interés de los populistas de todos los partidos por cambiar votos por prebendas electorales, lo cierto es que el Estado tiene una crisis grave de dinero.

Lo triste es que el Gobierno, aún cuando sabe que no puede mantener el elefante gigante de burocracia que ha creado, no tome las medidas pertinentes para solventar el problema, la focalización de subsidios es un inicio, pero hace falta quitar la grasa de activistas políticos que están enquistados en todos los ministerios, es necesario parar el mal uso de fondos públicos en acciones que buscan favorecer partidos políticos y agendas personales.

Respecto a los subsidios, lo más importante es la focalización, los mismos deben estar orientados a los ciudadanos que de verdad lo necesitan, esa focalización debe estar sustentada en estudios técnicos, no puede ser focalizada por convicciones ideológicas, o peor aún, por el mero capricho de un burócrata que desconoce la realidad y que puede ocupar esa herramienta como un aliciente político para premiar a seguidores y castigar detractores.

El ideal para nosotros es erradicar por completo los subsidios, pero sabemos que en la realidad que vivimos no es posible, pero no debemos perder el objetivo; y con esto no es que no queramos ayudar a los pobres, lo que queremos es que ya no existan pobres. Lo que queremos es que cada salvadoreño a través de su trabajo pueda pagar todos sus deseos y aspiraciones, para eso la solución es fácil: más crecimiento económico y un Estado pequeño que no busque convertirse en “papá Estado”.

Mientras logramos el objetivo principal, creemos firmemente que los subsidios deben tener tres características claras:

1.Deben ser focalizados.

Es curioso como los porcentajes de ciudadanos subsidiados en el país es superior a los porcentajes de pobreza que reportan instituciones internacionales, lo que indica claramente que personas que no necesitan ese apoyo, lo están recibiendo. Un subsidio debe ser dirigido solo a quien lo necesite y esa valoración debe ser técnica.

2.Deben ser temporales.

Un subsidio puede convertirse en la cadena de esclavitud de un gobernante populista. Si dicho subsidio genera la dependencia de un ciudadano, en realidad no busca resolver el problema, por lo tanto debe tener una fecha de inicio y una de final.

3.Debe estar enfocado en la demanda y no en la oferta.

Orientar los subsidios a la oferta es crear un incentivo perverso para los ofertantes, el ejemplo más claro de esto es el caso del subsidio a los buses, si en lugar de dar el subsidio a transportistas se diera a usuarios, los dueños de buses buscarían la mejora de su servicio para obtener el beneplácito de sus usuarios, de igual forma este tipo de orientación debe mantener las anteriores características.

Mientras cualquier Gobierno no atienda estas tres reglas, ningún problema será resuelto vía subsidio, la oposición del país debería estar empujando más medidas como esta, ya que para solucionar el grave problema en el que nos han metido los gobiernos de los últimos años es necesario tomar acciones que no serán agradables, pero que serán necesarias para sacar al país adelante.

Movimiento 300

 

movimiento300
Acerca de movimiento300

No hay comentarios

Deja un comentario

SUBSIDIOS: MÁS FOCALIZACIÓN