• 0

por movimiento300

En una fecha como hoy, en 1989, se daba la caída del muro de Berlín. Alemania reconoció que la división y la Guerra Fría no podían continuar porque una parte de Alemania, la socialista, fracasó. Así, Alemania, siendo una misma, desafió su disyuntiva de qué era mejor: si los bonitos discursos de la URSS o lo “explotador” del capitalismo. Ellos dejaron una enseñanza, pero nadie parece aprenderla.

Hace 28 años un sistema fracasó, pero sigue siendo el pan de cada día de muchos, el faro de otros y el ideal de los déspotas. Lo cierto es que esta fecha es para los libertarios un llamado de atención sobre nuestros avances en la libertad.

Cada 9 de noviembre recordamos con tristeza que una idea criminal mató a 95 millones de personas y nos reprochamos que en nuestros países aún haya muchos aspirando a ser socialistas, “el real” argumentarían algunos románticos e ignorantes defensores de las ideas marxistas, incluso cuando la historia nos demuestra lo atroz que son esas ideas.

En nuestros países todavía existen líderes y fanáticos que creen que hondear la bandera roja es “cool” y que los socialistas son los humanos, pero obviamente ignoran las muertes que cargan estas ideas.

Probablemente el capitalismo sea la filosofía del egoísmo, de la avaricia y de miles de descalificativos que a nuestros detractores les fascina recriminar. Pero la evidencia histórica nos demuestra que por muy mal que nos hagan ver, no cargamos con muertes sino con progreso.

El capitalismo es el único vehículo hacia el progreso y el desarrollo individual, y eso nos recuerda este día.

Hoy, cuando pensamos en todo lo que las ideas del mal, las socialistas, han creado en el mundo, reconfirmamos nuestra batalla por las ideas del bien, las ideas que sí tienen una base en la libertad y que sí dignifican al individuo.

Es preocupante seguir escuchando los emotivos discursos de líderes que ven en el socialismo la dignificación y humanización de los ciudadanos. ¿Hasta cuándo seguiremos solo consumiendo discursos sin analizarlos?

Lo cierto es que hoy es un día para recargar pilas y recordarnos a los defensores de la libertad que aunque la batalla suene muchas veces perdida, que los medios estén inundados de ideas erróneas, como explicando el neoliberalismo en lugar del liberalismo, y que las pláticas sigan tornándose banales, no estamos equivocados.

El socialismo fracasó un día como hoy, y un día como hoy demostró ser la más cruel, inhumana y criminal idea que perversamente puede implementarse. Quien crea que hoy solo es un hecho histórico pasado, ignora que ese sistema a diario se implementa en nuestro país, que esas ideas siguen vigentes, aunque no lo valgan.

Hoy digamos sí a la libertad y démosle la espalda a las ideas de odio. Abrámosle paso a nuestra responsabilidad individual y veremos que agradable es no depender sino generar y que dignificante es ser individuos.

Por: Sandra Cárcamo

movimiento300
Acerca de movimiento300

No hay comentarios

Deja un comentario

SOCIALISMO: LA IDEA QUE MATÓ A MILLONES DE PERSONAS