por movimiento300

El aumento de salario vía decreto, de manera arbitraria y sin respaldo técnico, solo es un acto de populismo que puede terminar afectando a los que presume favorecer. Pero para el político demagogo es una gran tentación.

“Sean Serios” nos respondió uno de esos viejos políticos que están acostumbrados a mentir con cinismo a los salvadoreños, y le tomamos la palabra. Pero debemos ser serios en tres aspectos importantes de la populista y arbitraria decisión que tomaron ayer:

En que es una acción electorera.

El Consejo del Salario Mínimo está diseñado para buscar consenso entre los trabajadores representados por los sindicatos, los empleadores representados por la gremiales, ambos quienes ponen lo más importante del tema, y el Estado que presume ser un “mediador”. Trabajadores y empleadores llegan a acuerdos basados en la realidad que vive el país, en una negociación voluntaria buscan el mejor beneficio para los dos, pero eso no le da votos al Gobierno por lo que en lugar de mediar, distorsiona.

Ayer, en un Consejo sacado de la manga por el Ministerio de Trabajo, con miembros nombrados por ellos mismos y sin la participación de los empleadores subieron el salario sin ninguna base técnica y sin ningún razonamiento que responda a la realidad. Eso es solo un acto político, una acción populista que busca votos para las próximas elecciones. Pero aún es una acción que ellos saben no es constitucional por lo que no es realizable y rompe con el orden que el Estado de Derecho demanda.

El objetivo primordial es seguir dividiendo a la sociedad, generando una lucha de clases y promoviendo el odio entre salvadoreños, lo que solo beneficia a los que buscan el totalitarismo como modo de gobernar y la dictadura como herramienta de coerción en contra de los ciudadanos.

En que promueve la desigualdad frente a la Ley.

Uno de los funcionarios del Gobierno y promotor del aumento al salario mínimo decía muy campante: “Este aumento no afectará a los informales”, vaya lógica más absurda, en realidad lo que está diciendo a las pequeñas y medianas empresas es que es mejor ser informal que ingresar a la formalidad donde los trabajadores tienen acceso a servicios sociales y el mismo gobierno recibe más impuestos vía recaudación.

Pero como ya lo dijimos antes, el Gobierno no busca un beneficio real para los trabajadores, prefiere priorizar y asegurar votos de los negocios informales, que no necesariamente son pequeños, ni medianos, que no pagan impuestos, que no dan beneficios a sus trabajadores y que además se benefician de lo que el 30% de la población productiva y formal paga con altas tasas de impuestos, municipales y gubernamentales, costos en tramitología y burocracia e impuestos indirectos como seguridad, educación y salud privada.

Lo que promueve el Ministerio de Trabajo de la mano del Presidente de la República son ciudadanos de dos tipos, un pequeño grupo que respeta la Ley y financia la inoperancia del Estado y otro que no cumple con las obligaciones ciudadanas pero que puede beneficiarse de los que respetan la Ley pagan.

En que es una falacia económica.

Es completamente falso que las grandes empresas son las más impactadas. De hecho, la gran mayoría de ellas ya paga salarios superiores al mínimo porque pagan en base a la productividad de sus trabajadores.

Los que reciben el golpe de manera contundente son las pequeñas y medianas empresas, aquellas que tienen entre 5 y 10 empleados, que dicho sea de paso son las que más empleos formales generan en la economía del país; ellos ven de inmediato un aumento en sus costos, mientras sus ventas decrecen, o en el mejor de los casos se mantienen, y tienen que tomar decisiones dolorosas como despedir gente o cerrar por completo sus empresas.

El aumento vía decreto no mejora la economía de ningún país, países del norte y de Europa tienen mejores salarios porque están orientados a pagar en base a la productividad de cada trabajador, pagan su esfuerzo y habilidades, el salario mínimo en realidad, lo que promueve es un castigo a los que más trabajan porque los amarra por Ley a un salario fijo independientemente si dan su mediano esfuerzo o su máximo esfuerzo.

Precios más altos, desempleo, menor recaudación fiscal y desaceleración de la economía es el verdadero logro que tendrán que proclamar en unos meses, pero de nuevo no importa, porque el Gobierno solo busca votos, no el bienestar de los trabajadores.

Somos Serios.

Nosotros no estamos en contra de que los trabajadores ganen más, ellos necesitan más oportunidades, necesitan mejores empleos, necesitan las condiciones para que a través de su esfuerzo y productividad tengan la capacidad de generar mejores ingresos para ellos y sus familias.

Si el Gobierno elimina los últimos 23 impuestos creados en los últimos 7 años, le permitirían a los trabajadores tener más poder adquisitivo, si el Estado se dedica a resolver los temas prioritarios de la población como seguridad, salud y educación evitaría que los trabajadores paguen impuestos indirectos y eso les proporcionaría más poder adquisitivo.

Que el Gobierno sea un mediador y no un distorsionador. Esto señores, sería ser serios.

movimiento300
Acerca de movimiento300

No hay comentarios

Deja un comentario

SALARIO MÍNIMO: SEAMOS SERIOS.