Por movimiento300

EL ESTADO NO ES PADRE

“Ley de educación en afectividad y sexualidad responsable” es la propuesta de ley que tres diputados llevaron ayer a la Asamblea Legislativa para impulsar que la responsabilidad de educar a los niños en esos temas sea potestad del Estado, tanto en colegios públicos y privados. Más allá de las intenciones y sus consecuencias, la lógica tras la iniciativa merece algunas reflexiones claves.   Leer más

Por movimiento300

¡Feliz día del impuesto!

“A mí ningún político me da de comer; si no trabajo, no como” es una de las frases más comunes de los ciudadanos que deciden excluirse de los temas políticos del país. Y su afirmación tiene mucho sentido. Excepto que la frase del mal político dice: “Usted trabaje, que si usted no lo hace, yo no como”. Y es que si le interesa la política o no, el Estado siempre toma una parte de lo que usted gana. Eso se llama impuesto.

Hoy, 30 de abril, es el día límite para declarar el Impuesto Sobre la Renta (ISR); es decir, hoy todos los que producimos para el país tenemos que ir y pagarle al Ministerio de Hacienda nuestra contribución por ser productivos. Muy claro lo dejaba Ludwig von Mises cuando decía: “Gravar los beneficios equivale a gravar el éxito”.

Y de aquí en adelante entra el debate donde los que rechazamos esta práctica somos descalificados, y no porque estemos en contra de pagar, sino porque no recibimos a cambio lo que merecemos por ese pago.
Los señalamientos de los políticos, de los amantes del Estado, dicen que somos poco “solidarios” por oponernos a dar dinero para los más necesitados. Dos puntos son claves en ese señalamiento: primero, la solidaridad solo es un valor en cuanto es voluntaria; por lo tanto, los impuestos no cumplen con esa valoración; segundo, ¿en nuestro país quiénes son los más necesitados? ¿Los políticos de turno que despilfarran lo recaudado?

Fuera del debate queda el análisis real de que, vía impuestos, se coloca una barrera al ahorro, ahorro que después puede ser invertido en otros esfuerzos productivos que generen mayor bienestar para otros ciudadanos e impacten de manera contundente a los más necesitados, no dándoles regalos, si no generando oportunidades de empleo.

Tampoco se habla de la mala administración pública que hacen los funcionarios del dinero que es nuestro, ya que como es un dinero que no han ganado ellos y que siempre llega a sus bolsillos, lo utilizan para pagarse privilegios desde sus posiciones de poder. “El dinero que no cuesta, se hace agua”, lo relevante es que a nosotros los que trabajamos y pagamos impuestos, nos cuesta… y mucho.
Por si no lo sabe, siendo usted empleado, su salario de al menos tres meses del año lo dedica al pago de impuestos. ¿No cree que es hora de exigir de verdad los servicios públicos que todos nos merecemos por nuestro pago?

Hay una paupérrima calidad de los servicios públicos que deberíamos recibir a cambio de ese pago. Escuelas sin techo, hospitales sin medicinas, servicios públicos deficientes y con una atención pésima para los contribuyentes son pocos ejemplos de que el pago de impuestos no tiene un impacto positivo para los salvadoreños.

Sin embargo, la queja recurrente de los burócratas es que nunca alcanza el dinero y la solución siempre es que los que ya pagamos impuestos, paguemos más. ¿Más impuestos, para qué? Esa es la respuesta que debemos buscar. Lo claro es que mientras el aparato estatal siga creciendo desmedidamente y sea la sección de recursos humanos de los activistas de partidos políticos, el dinero no alcanzará para lo que debe ser utilizado.

Así que la próxima vez que piense que si usted no trabaja, no come, y por eso es mejor ser indiferente a la política, también reflexione sobre la idea que si usted no trabaja, los políticos no comen, porque usted los mantiene vía impuestos que castigan su éxito y limitan recursos que de otro modo llegarían a su bolsillo y podría ocuparlos para darle una mejor calidad de vida a sus familias.
Ahora, celebremos el día de los impuestos. ¡Felicidades!

Por movimiento300

VOTAR PARA TRANSFORMAR EL SALVADOR, NO POR EL MENOS PEOR

ARENA, después de un proceso de elección interna, tiene un candidato presidencial para febrero del 2019. Las críticas o aportes sobre el proceso no nos corresponden. Sin duda, ese instituto político ha marcado la punta de lanza de democracia interna. ¿Mala o buena? Es una pregunta que ellos deben contestar.

Si bien es cierto la estrategia territorial de Carlos Calleja fue eficiente para ganar de manera holgada su candidatura, es importante que tenga claro que eso no le alcanza para ganar la presidencia de la República. Para febrero del 2019 necesita la base territorial que construyó, pero también a los actores de la política nacional, la sociedad civil, que no terminaron de engranar en lo que hasta ahora ha propuesto.

Los grupos formadores de opinión más importantes del país, las organizaciones políticas no partidarias con experiencia, las élites intelectuales y el impulsor de la economía más eficiente para El Salvador, la clase media; tienen que recuperar la esperanza en un proyecto de país que ofrezca la certidumbre y condiciones para autorealizarse, misma que hemos perdido en los últimos diez años.

El llamado a la unidad no puede seguir siendo un llamado vacío, que solo invite a apoyar porque no tenemos otra opción, esa lógica ya la escuchamos en el pasado y así llegaron a la presidencia los deplorables actores que hemos visto en esa silla.

Si el proyecto para el 2019 pretende poner a cambio de la unidad el actual deterioro de las instituciones, la implementación de políticas públicas fracasadas, el apoyo a estructuras partidarias por sobre lo correcto, ese es un precio que no estamos dispuestos a pagar.

Quien quiera ser el próximo presidente de El Salvador debe lograr que los ciudadanos salgan el próximo 3 de febrero a votar por el mejor. Por el candidato que convenza a los ciudadanos que es el mejor porque tiene el liderazgo de formar al equipo más capaz y que tendrá el valor de tomar las mejores decisiones para transformar el país. Todo esto con una defensa sólida de los principios de la vida, libertad y propiedad. Se trata de que como sociedad votemos con ilusión y esperanza y no simplemente miedo.

Si Carlos Calleja quiere ser un presidente con el capital político para llevar a término las decisiones difíciles que se deben tomar en el próximo mandato, debe seguir parado en el trabajo que ha realizado en las estructuras del partido; pero también, debe mirar al lado y extender la mano para pedir apoyo a todos los miembros de la sociedad que no necesariamente pertenecen o se sienten identificados por el partido ARENA. A ellos los debe convencer con el proyecto de liderazgo y de convicciones que desea implementar, un proyecto que se llame El Salvador.

Ese proyecto “El Salvador” necesita de las mejores mentes, de las mejores ideas sustentadas en principios y valores claros, necesita líneas de acción que respondan a las preguntas ¿qué?, ¿quién? y ¿cómo? Esas preguntas no están resueltas todavía. Pero es necesario empezar a construir ese mapa de ruta que nos lleve al país en el que queremos vivir.

Ya es tarde para comenzar, pero necesitamos empezar hoy. Es urgente construir ese plan de nación que convenza, que inspire, que motive a los salvadoreños a salir a votar no por el menos peor, sino que los motive a salir a votar para de manera contundente transformar El Salvador.

Por movimiento300

DEBATAMOS SOBRE LA VIDA, NO SOBRE EL ABORTO

En los últimos días, hay una ofensiva sobre la despenalización del aborto en el país. El tema sobrepasó a los políticos tradicionales y ahora ocupan a personas de la sociedad civil. Dos artículos de la semana pasada llamaron nuestra atención y creemos merecen algunas reflexiones.

Hay que aclarar de entrada que no estamos en contra de las mujeres: defendemos la vida de ambos, por ser individuos.

Lo primero que llama la atención es el manejo del tema, cómo lo han llevado a un plano emocional, con posiciones personales, supuestas victimizaciones y presunciones. Algo que limita el análisis objetivo de lo racional. Y por eso es importante quitar dichas valoraciones de la mesa.

El análisis de los artículos está enfocado en las consecuencias y no en las causas. Cuando se habla de proteger a la mujer permitiéndole asesinar a un no nacido por violación se habla de erradicar la consecuencia, no la causa. ¿Qué se hace para erradicar las violaciones?

Esto genera una dicotomía entre la vida de la madre y la del no nacido, como si de escoger se tratara, o de darle preponderancia más a una que otra. Lo cierto es que ambas vidas valen lo mismo y el enfoque debería de ser salvar ambas.

El conflicto entre dos partes es una vieja práctica de ideas que siempre causa muerte y miseria.

El análisis busca confundir, al exponer argumentos técnicos, mezclando el pasado con el presente y una visión del futuro. Claramente el recurso técnico es para fortalecer una idea sin fundamento, moldeando la ley a medida, lo cual riñe con la Igualdad frente a la Ley, con el derecho a la vida.

Los artículos están llenos de generalizaciones y presunciones: que todas las mujeres pobres quieren abortar, que todas las ricas abortan en el exterior, que todas las niñas pobres son violadas. Pero esas son excepciones, no reglas.

Es importante esta distinción porque la ley solo puede legislar en base a la regla, no a la excepción. No negamos que estos casos existan, pero son excepciones, no reglas.

En nombre de la “victimización”, la solución que pretenden es que el Estado sea quien de manera legal ejecute el homicidio del no nacido. Lo que equivale a que los miles de contribuyentes financiemos acciones que no apoyamos. Eso es autoritarismo a través de la ley.

Justifica vida por muerte en nombre de la defensa de las mujeres y niñas, las somete a un proceso que es traumático y con consecuencias graves de salud, en un sistema de salud incierto y en un sistema judicial ineficaz, lo que devela un interés ideológico político y no un interés genuino por las mujeres, consciente o inconscientemente.

Es un tema político-ideológico. Prueba de ello es que son temas de siempre de los enemigos de la libertad. Es curioso cómo ahora sí ven como apoyo a personas que defienden libertades que ellos aborrecen y eliminan. Lo único que generan es división y cortinas de humo.

¿Por qué empujan este tema al final de una legislatura? ¿Por qué ahora que perdieron diputados? No es casualidad.

La ONU, que evita condenar violaciones a los derechos humanos que están sucediendo en la región, ahora en nuestro país impulsa el homicidio de no nacidos. Eso es una “colonización cultural” que tiene base en una agenda de algunos personeros, organizaciones y partidos políticos.

En nombre de la dignidad quieren dar herramientas para socavar la dignidad. No hay dignidad sin vida, por lo que el valor superior es la vida en sí misma.

Respetamos el esfuerzo de tratar de racionalizar el tema, lo que permite desarmarlo de manera eficaz. Lo que no se vale es el manejo malicioso de emociones, las presunciones, el conflicto de vidas, la confusión legal y las mentiras inexactas disfrazadas de buena voluntad.

No se trata de debatir la legalización del aborto, mejor hablemos de defender la vida de mujeres, hombres y no nacidos.

Por movimiento300

UNA MIRADA A LAS ELECCIONES LEGISLATIVAS Y MUNICIPALES 2018

Cada vez que se habla de elecciones se hace un énfasis equivocado en la importancia que estos procesos democráticos tienen en los políticos, cuando lo que se debe hacer es recordar que este esfuerzo es para fortalecer el poder de los ciudadanos.
En un proceso largo y marcado por la carrera a las elecciones presidenciales, nuestra lectura de lo que sucedió en el camino y durante el 4 de marzo es la siguiente:  ANALISIS 300

Por movimiento300

OTRA ELECCIÓN CUESTIONADA Y SIN RESPUESTAS

El Tribunal Supremo Electoral de nuevo queda en tela de juicio con lo acontecido el día de ayer, durante casi 24 horas tuvieron a la población informada con datos poco confiables, lo más grave de este hecho, es que si el ente colegiado sabía que el sistema de marcas de preferencias estaba marcando un error ¿por qué no lo notificó de manera inmediata a los ciudadanos?   Leer más

Por movimiento300

El equipo de #LosDeseables de Movimiento 300

A 6 días de las elecciones legislativas y municipales, no ir a votar no es opción. Como salvadoreños somos responsables de nuestro futuro y una herramienta para construir un mejor país es el voto. ¡Tenemos que asumir nuestra parte e ir a votar!   Leer más

Por movimiento300

SOBRE EL TPS ¿POR QUÉ SE VAN LOS SALVADOREÑOS?

Hoy es un lunes triste para más de 200,000 mil salvadoreños que reciben la noticia que el Estatus de Protección Temporal (TPS) en Estados Unidos llega a su fin, ahora tienen hasta septiembre de 2019 para encontrar una alternativa viable o retornar al país.   Leer más

Por movimiento300

LA IGUALDAD ANTE LA LEY NO ES UN MENSAJE DE ODIO

La semana pasada con la visita de los autores de “El Libro Negro de la Nueva Izquierda”, en El Salvador fuimos testigos de dos cosas, la primera es cómo en nombre de ciertas minorías el nuevo marxismo trata de imponer su agenda totalitaria, y segundo, la falta de debate sobre las ideas, ganaron las emociones, los prejuicios y la controversia.

Muchos nos señalaron de conservadores, de ultra derecha, de ignorantes y de promover el odio, cuando en esencia, ninguno de esos señalamientos se puede comprobar, nuestra respuesta siempre fue debate, más debate y de nuevo debate, nadie tomó el valor de asumir ese reto, porque en efecto esta batalla se refiere a la nueva lucha de poder de los enemigos de la Libertad que ahora se denominan progresistas.

Laje y Márquez en su libro hacen una dura crítica al uso perverso de los políticos y del Estado, de las minorías, en nombre de una falsa e inexistente “igualdad”, que lo único que buscan es generar más Estado, crecer el aparato estatal para engordar los bolsillos de burócratas. Organizaciones y políticos en nombre de liberar a las minorías oprimen a las mayorías. “No hay defensa de las minorías sin Estado” es como parafraseamos la tesis de libro que asegura “No hay ideología de género, sin Estado”.

Ni los autores ni nosotros atacamos los comportamientos de los individuos, tampoco promovimos odio o descalificaciones, por el contrario, recibimos ataques desmedidos, censura en universidades e insultos en las redes sociales, de falsos defensores de la Libertad que en realidad solo son oportunistas políticos en busca de poder y de dinero, nuestro dinero, los impuestos.

Esos ataques afortunadamente no tuvieron éxito, ya que la verdad no puede ser censurada, el sentido común no puede ser opacado y frente a la razón no hay emoción que nuble el pensamiento racional de los salvadoreños, no era nuestra intención generar polémica, ni criticar el estilo de vida que cada individuo haya decido vivir, nuestra lucha es generar pensamiento crítico sobre tres cosas:

  1. Es necesario defender y mantener la igualdad frente a la ley y no mediante ella, buscar privilegios basados en gustos particulares de los individuos e imponer pensamientos a través de leyes, solo tiene como resultado inevitable la creación de ciudadanos de dos clases, eso no lo vamos a permitir.
  2. Frente a la realidad crítica que vive el país es una locura pensar en crecer al Estado, hemos visto como el Gobierno no puede mantener la estructura actual y las ideas que promueven estos “ingenieros sociales” para entregar privilegios es más Estado y darle más poder, el Estado no puede arreglar lo que el Estado arruinó.
  3. Las minorías son los nuevos pobres de la lucha marxista, frente al fracaso por más de 100 años de ideas fallidas, ahora han mutado, y si nos califican de seguir en una batalla estéril, entonces han caído ya en la trampa de la nueva lucha de clases que ahora es cultural, la tiranía de las minorías.

Creemos en que todos los ciudadanos somos iguales ante la ley, y por solo esa razón debemos estar en un campo nivelado, donde la República y las instituciones defiendan efectivamente la Vida, la Libertad y la Propiedad.

Seguiremos esta batalla, aunque nos ataquen, nos señalen y nos difamen, porque no trabajamos para el pequeño grupo, que hace mucho ruido, y que quiere imponer su forma de pensar, trabajamos para los individuos que guardan silencio, pero que piensan como nosotros y que como nosotros quieren un mejor futuro, porque aunque los menos griten más fuerte, a los más nos acompaña la razón.

Por movimiento300

VIDA, LIBERTAD, PROPIEDAD… DE VERDAD

Preocupante es que quizá sin malas intenciones se confunda el verdadero sentido de la defensa de la vida, propiedad y libertad. Y es que el debate generado después del discurso de Medardo González a los jóvenes del “Campamento Guerrillero” del FMLN ha despertado alarmas en diferentes grupos de la sociedad.   Leer más

1 2 3 4 6
EL ESTADO NO ES PADRE
¡Feliz día del impuesto!
VOTAR PARA TRANSFORMAR EL SALVADOR, NO POR EL MENOS PEOR
DEBATAMOS SOBRE LA VIDA, NO SOBRE EL ABORTO
UNA MIRADA A LAS ELECCIONES LEGISLATIVAS Y MUNICIPALES 2018
OTRA ELECCIÓN CUESTIONADA Y SIN RESPUESTAS
El equipo de #LosDeseables de Movimiento 300
SOBRE EL TPS ¿POR QUÉ SE VAN LOS SALVADOREÑOS?
LA IGUALDAD ANTE LA LEY NO ES UN MENSAJE DE ODIO
VIDA, LIBERTAD, PROPIEDAD… DE VERDAD