• 0

por movimiento300

En momentos en los que la oferta electoral nos persigue a todos lados y en los que la opinión pública está intentando ver las propuestas de candidatos a la presidencia, la elección de magistrados estaba quedando en un segundo plano, aun cuando es un tema fundamental. Sin embargo, ayer se volvió la mirada nuevamente a la elección de los magistrados de la CSJ. Y nos encontramos, con más fuerza, ante la crisis de la república.

Es lamentable que ayer la intención de algunos diputados quedara frustrada por la insolencia de otros al bloquear la elección. Y además es reprochable que algunos parecían coaccionados por sus bancadas para no acompañar con su voto la elección.

Ayer se intentó elegir magistrados, pero no se logró. Seguimos contando, hoy cumplimos 109 días sin Sala. Lo cual se resume en trabajo no realizado por la institución: 100 demandas de amparo, 89 demandas de hábeas corpus o exhibición personal y 12 demandas de inconstitucionalidad. Es decir, una república ausente con trabajo pendiente.

Hace 109 días nuestra república fue secuestrada por sus falsos defensores; y bajo el discurso de que lo hacen por el bien de ella, y de nosotros, la han tenido en sus manos. En medio de negociaciones oscuras entre ellos, a puertas cerradas, secretas y con todo el misterio de los acuerdos clandestinos.

No tener magistrados no solo quiere decir que los diputados no han hecho su trabajo, no solo es una ineficiencia por la que hemos pagado millones, sino que significa el secuestro de un sistema. Significa que no existen pesos y contrapesos, que dos poderes del Estado tienen la facultad de hacer lo que quieran sin ser juzgados. Significa que la institucionalidad ha pasado de ser una palabra que defienden los diputados a una práctica que están atacando deliberadamente al no elegir.

La república es el sistema que debería frenar todo abuso de poder, de frenar los egos políticos para aterrizarlos en realidades ciudadanas. Que la república se mantenga es rol de los diputados, a los cuales hemos dado el poder con el voto y han sido incapaces de resolver por más de tres meses. Hoy están abusando de su poder tomando la decisión de no elegir.

Entonces las verdaderas dudas son: ¿Por qué la elección de magistrados se ha dado entre negociaciones secretas y a puertas cerradas? ¿Qué siguen negociando? Los acuerdos políticos son negociaciones de quien ofrece más, quien tiene más que dar… ¿Qué está en juego en este momento en la mesa de las negociaciones? Lo desconocemos.

Lo que es obvio es que tenemos 109 días faltando a nuestro sistema republicano y que los ciudadanos queremos ya una Corte Suprema de Justicia liderada por los magistrados idóneos. No queremos más atrasos, más excusas, más negociaciones, más violación a la ley. Queremos lo que nos corresponde: una institucionalidad capaz de velar porque los poderes no trasciendan de sus mandatos y ponerles límites.

Lo que hoy estamos viendo es un secuestro de la república, una falta de respeto a los límites. Están extorsionando a los ciudadanos a que pidamos elección obviando que queremos a los idóneos, están negociándose entre ellos puestos de poder. Lo que queda es ponerle los límites nosotros, exigiendo, y en las próximas elecciones recordando el rostro de todos los que ayer decidieron pasar por alto la institucionalidad y decidir seguir sin Sala.

movimiento300
Acerca de movimiento300

No hay comentarios

Deja un comentario

LA REPÚBLICA ESTÁ SECUESTRADA