• 0

por movimiento300

Este día el gobierno del FMLN ha encendido la máquina de desinformación con funcionarios, diputados, estructuras partidarias en las instituciones y todo el aparataje de medios gubernamentales para tratar de construir una mentira y convertirla en verdad.

“El país caerá en impago de pensiones y es culpa de la oposición”, es la aseveración que ya están repitiendo los personeros gubernamentales. Dicha aseveración es completamente falsa y más bien es la construcción de una versión que de fondo evita asumir la responsabilidad del presidente Salvador Sánchez Cerén y su gobierno ante la incapacidad completa de administrar los recursos del país.

En nombre de los pensionados que merecen todo el respeto, el gobierno y el presidente están tratando de jugar con las emociones de los millones de salvadoreños que con nuestro trabajo sacamos al país adelante.

Lo cierto es que el gobierno del FMLN solo busca endeudar más al país, sigue sin explicar qué hace con el dinero que recauda a través de impuestos -25 nuevos impuestos en los últimos 7 años- y la reciente colocación de $550 millones en bonos, en un momento donde realizaron la misma amenaza que hacen ahora.

Con una maquinaria de mentiras se niega a realizar acciones que podrían conseguir más fondos que los que dice necesitar: ahorrar en publicidad gubernamental; transferir fondos de instituciones como Casa Presidencial, que tiene millones en presupuestos sin explicación; y reformar la Ley del Presupuesto para asegurar el pago, que es una obligación del Ejecutivo, solo son algunas de las acciones que puede realizar pero no quiere.

En lugar de asumir sus obligaciones lo que hace es amenazar a la ciudadanos diciendo que no va a pagar el dinero que es de los salvadoreños, jugando con el sustento de miles de familias por la soberbia y berrinche de endeudar más a las futuras generaciones.

El FMLN con sus amenazas no solo le falta el respeto a los ciudadanos, que somos quienes financiamos al Estado, también pone en riesgo la estabilidad económica y el clima de inversión que, de por sí, ya es frágil. La última vez que amenazaron con un impago resultó que sí tenían dinero y solo endeudaron más a los ciudadanos, y fue la causa de la baja de calificación de riesgo país.

Es momento que el gobierno del FMLN y el presidente Salvador Sánchez Cerén asuma su responsabilidad, que busque soluciones, donde las hay, en su administración y que deje de amenazar a un país que ya está lo suficientemente deteriorado por su inoperancia.

movimiento300
Acerca de movimiento300

No hay comentarios

Deja un comentario

IMPAGO ES UNA AMENAZA DEL GOBIERNO