• 0

por movimiento300

Hoy cumplimos 26 días sin Sala de lo Constitucional. Un proceso que los diputados deberían haber finalizado de manera eficiente y con prontitud se ha convertido en una negociación bajo la mesa que tiene tintes de componendas y distribución de poder entre los partidos políticos.

Hoy también sigue la consternación de la opinión pública y la nuestra por el caso del expresidente Antonio Saca, quien se declaró culpable de haber sustraído de manera ilegal más de $300 millones del erario público, y que con un recurso legal ahora puede pagar por ello menos de 10 años en la cárcel, y que además no queda claro si será obligado a devolver el dinero.

Es urgente que el sistema de justicia ponga en remojo su actuar respecto a la persecución y el castigo de los delitos. Como lo hemos dicho en otras ocasiones: En un país sin consecuencias, todo es posible. Esto debe cambiar.

Como sociedad civil debemos exigir que se resuelva lo urgente, pero no podemos olvidar lo importante. ¿Por qué un presidente pudo sustraer fondos públicos de manera tan fácil?, ¿cómo es posible que esto haya pasado y nadie haya dicho y hecho nada? Y la respuesta es contundente: por falta de institucionalidad.

Y es que una institucionalidad que no funciona, o que está al servicio de algunos, permitió que los saqueos de funcionarios públicos ocurrieran por sobre la labor de la Corte de Cuentas, de los fiscales generales de turno, de la Sección de Probidad y de todas las instituciones que deberían existir para generar un balance y evitar el abuso de los pícaros que llegan al poder.

La institucionalidad sigue frágil, 26 días sin elegir magistrados para la Sala de lo Constitucional tendría ser una vergüenza para los diputados, y como ciudadanos deberíamos estar presionando para que estos tengan un costo político por su incapacidad.

Si no fortalecemos la institucionalidad, si no nos aseguramos que a las instituciones lleguen personas idóneas, si no procuramos que el sistema republicano funcione, no importa lo que hagamos o a quien elijamos en las próximas elecciones, las puertas y los incentivos para desfalcar al erario público estarán a disposición de quien ostente el poder.

Si en el futuro no queremos más “Tonys Sacas”, entonces preocupémonos por lo importante. Empecemos hoy y escribamos a los diputados, ocupemos las redes sociales, expresemos nuestra indignación y pidamos que elijan nuevos magistrados con las credenciales adecuadas y que respondan a los intereses de la sociedad y no de cúpulas partidarias y de particulares.

Hagamos la diferencia, indignémonos, pero por lo importante. Un mejor país es responsabilidad de cada uno de nosotros. Enojarnos, compartir memes, escribir en nuestras redes sociales ayuda pero no cambia nada. Involucrémonos, informémonos y participemos de manera contundente del país que queremos y no del que nos quieren dar los que nos gobiernan.

movimiento300
Acerca de movimiento300

No hay comentarios

Deja un comentario

CON INSTITUCIONALIDAD NO HABRÁ MÁS “TONYS SACAS”