por movimiento300

Profesor Salvador Sánchez Cerén, desde su posición de mandatario del país habló sobre el dolor que sentía por la pérdida del dictador Fidel Castro, y dijo que su corazón lloraba lágrimas por su muerte.

 Como individuo, usted tiene la libertad de sentir ese dolor y de admirar a un tirano. Sin embargo, como mandatario, hay algunas dudas que es importante que las aclare, ya que dirige el destino de poco más de 6 millones de salvadoreños.

¿A Qué Fidel admira? ¿El Fidel Castro que en 1959 en un discurso en Washington dijo que no era comunista, qué dijo que su lucha era por la Libertad del pueblo Cubano y que aseguró respetar la Libertad de prensa y de expresión?

 ¿A qué Fidel admira, profesor? Es importante que lo aclare, porque por años el partido FMLN, su partido, ha dicho que Fidel Castro es una guía, un héroe y un modelo a seguir. Es necesario que establezca qué es lo que admira de dicho personaje porque para mal o para bien usted está a cargo de decisiones importantes en los próximos tres años para El Salvador.

 ¿A qué Fidel admira? Porque como sucede con todos los políticos que se convierten en dictadores, en líderes totalitarios y tiranos, Fidel también cambió de opinión al llegar al poder y se convirtió en el Fidel que:

  • Irrespetó la legislación existente y cambio las Leyes para favorecer su régimen, y justificar así sus conductas y mantener el poder de un país por más de 57 años.
  • Eliminó la prensa independiente, que acabó poco a poco los periódicos, radios y televisoras que no estuvieran de acuerdo con su pensamiento y acciones. La suprimió de tal modo que solo dejó operando medios estatales.
  • Erradicó la libertad de expresión de los ciudadanos, que castigó con cárcel y muerte la disidencia de su modelo aunque el mismo estuviera seguro que estaba equivocado.
  • Destruyó el modelo económico donde las capacidades y habilidades de los individuos les permitían generar riqueza y lo sustituyó por un modelo donde convertía a las personas en una masa amorfa dependiente de la “benevolencia” del líder supremo, la escasez se convirtió en la regla generalizada.
  • Tomó control del sistema educativo y enseñó a generaciones solo una parte de la historia, no les enseñó a razonar, solo les enseñó a seguir órdenes.
  • Robó la potestad de los padres de educar a sus hijos y de llevarlos por el camino que mejor les conviniera y los obligó a seguir a una sola voz, la suya.
  • Decidió  inculcar que la riqueza en las manos del ciudadano es perversa, pero la riqueza en las manos de él y su familia es buena y así terminó con una fortuna de más de $900 millones de dólares.

¿A qué Fidel admira, profesor? Al que decía en palabras que buscaría lo mejor para su gente y que su causa era la Libertad y la determinación de los cubanos, o el que les robó la voluntad y les enseñó con mano dura que la única realidad era la que el decía y no la que vivían, el que borró una a una las libertades de los ciudadanos y los dejó como parados en el tiempo aquel 1 de enero de 1959.

¿A qué Fidel admira, profesor? Es necesario que nos lo diga. Porque ese tirano que usted y los suyos lloran, mató a miles. ¿Es para usted, un referente el dictador que puso en miseria a un país? Porque si es así, ¿qué futuro nos espera?

movimiento300
Acerca de movimiento300

No hay comentarios

Deja un comentario