por movimiento300

Una de las grandes deudas en nuestro país es la justicia, entendida cómo el irrestricto Estado de Derecho y la igualdad frente a la Ley. Por mucho tiempo, la misma ha sido tomada y utilizada como una bandera populista para la promoción de falsos profetas llamados políticos.

El Fiscal General de la República, Douglas Meléndez, en los últimos días pareciera haber abierto una ventana de esperanza en los ciudadanos con el combate a uno de los grandes males que nos aqueja: La Corrupción y la Desigualdad ante la Ley.

Lo más importante de las acciones del Fiscal es que aparentemente está actuando en contra de ciudadanos que constantemente se creen de otra clase, los políticos y funcionarios, que muchas veces parece que actúan al margen de la Ley, o peor aún, en un marco legal diferente al de los ciudadanos honrados que pagamos con nuestro trabajo sus salarios.

Y hay que decirlo, aplaudimos la actuación que el Fiscal está teniendo, pero al mismo tiempo, no nos genera una alegría desenfrenada. Más bien nos llama a la cautela y la prudencia. Porque si bien es cierto esas acciones nos llenan de esperanza, también pueden llegar a convertirse en una herramienta que perpetúe la impunidad si no tiene resultados apegados al respeto de la Ley.

Las instituciones y las ideas que las sostienen es lo verdaderamente importante, más allá de los individuos que las lideran. Lo hemos dicho una infinidad de veces. De nada sirve que la Fiscalía haga su trabajo, si no va acompañada de un buen procedimiento policial o si los jueces no realizan un juicio justo que permita llevar a los culpables a pagar los delitos cometidos.

Aplaudimos la transparencia con la que la Fiscalía ha actuado, mas no la manera en como ha divulgado la información. Respetuosamente invitamos al fiscal a no caer en la trampa de convertir este proceso en un show político, y que al final, esa información que nos ha compartido pueda no llegar a servir en un proceso judicial efectivo. Como ciudadanos preferimos que si los involucrados son culpables estos paguen según lo manda la Ley, más que el show mediático y la condena de la opinión pública.

A su vez aplaudimos el interés de los ciudadanos en exigir que se haga justicia, pero los invitamos a no caer en el juego polarizante de venganzas en contra de los que no son del partido político de su preferencia. Lo más importante es que se cumpla el debido proceso y que a través de pruebas se demuestre la culpabilidad de los imputados.

Nuestra obligación es estar vigilantes, dando el beneficio de la duda, pero también cuestionando las dudas razonables que este proceso está llevando, por lo que de manera firme y contundente le decimos al Fiscal: lo juzgaremos en base a sus resultados y no en base a sus intenciones o palabras.

Igualdad frente a la Ley. Vida, propiedad y Libertad.

movimiento300
Acerca de movimiento300

No hay comentarios

Deja un comentario